Catalogo productos esotericos - Maestro Joao

Buscar

> > > Muñeco Magico Ardid 38 a 40 cm. (Inmortalidad) (Elfos)

Muñeco Magico Ardid 38 a 40 cm. (Inmortalidad) (Elfos)
Muñeco Magico Ardid 38 a 40 cm. (Inmortalidad) (Elfos)
Referencia: EL40059

Los Elfos fueron los primeros en despertar. Cuando cobraron vida, lo primero que percibieron fue el bosque bajo la luz de las nuevas estrellas. Por eso, los elfos aman sobre todo la naturaleza y las estrellas. Son una raza noble y agraciada de seres inmortales que se parecen a los hombres, pero que brillan con una luz interior que revela un espíritu de pensamientos y dones únicos.
Estos pequeños seres son muy ágiles y no suelen dejar huellas por donde caminan. Físicamente tienen una apariencia amable, pero esconden grandes poderes, siendo inmunes a las temperaturas extremas y a las enfermedades. No necesitan dormir mucho, tres horas diarias son suficientes. Son inmortales y envejecen de forma casi imperceptible. Normalmente sólo mueren por dos causas: la violencia o por la pérdida de interés hacia el mundo. En este último caso, el elfo, al perder la voluntad de vivir, progresivamente va siendo destruido por la pena.
Los elfos ven en una noche estrellada tan bien como un humano en pleno día.
Su sentido del oído es también magnífico y sin duda tiene mucho que ver con sus habilidades musicales.
Poco a poco, nuestra brutalidad desalmada ha ido arrasando los bosques, secando nuestras fuentes y contaminando los ríos. Nuestros pequeños amigos, tristes y desolados, han tenido que ocultarse y ya sólo se les puede ver fugazmente.
A tu elfo siempre le acompañará su piedra mágica-semipreciosa, junto con algunas plantas y semillas; si no lleva estos elementos no es un verdadero elfo. Coge la piedra, frótala entre tus manos, cierra los ojos y te trasladarás a su mundo.
Este elfo desea que hagas de tu casa un hogar para él y no olvides que si eres su amigo te protegerá.

ELFOS CELTAS
Perdida en la memoria se encuentra una época que quiere renacer.
Tras los árboles, entre ríos y lagos, el color verde del bosque; se esconde un secreto mundo que late oculto ajeno al tiempo.
Entre el sueño y la realidad, la niebla apenas permite ver antiguas fortalezas pobladas de seres que siguen alimentando nuestra imaginación

ARDID

En el bosque maravilloso, rebosante de plantas y flores, vivía una comunidad de Elfos, llenos de vida e ilusiones, cuando de repente un día aparecieron máquinas que semejaban monstruos rodantes, artilugios desconocidos y un cartel que ponía, Plan Parcial Hoteles, Edificios, Turismo, etc. Destruyendo masivamente el bosque. Nuestros amigos optaron por desaparecer pensando en que los humanos habían enloquecido; dejandoa Ardid para que tomara forma de ardilla inmortal y fuera contando a los suyos, la desesperación en la que irían quedando los humanos con su desmesurada ambición y egoísmo.
“Vivimos marchitándonos en nuestras propias insatisfacciones”